EU. La Administración Obama continúa violando la Constitución.

por nstor

EU. La Administración Obama continúa violando la Constitución.

 

Por: Dr. Néstor García Iturbe

El Heraldo, 14 de marzo del 2012.

 

 

Violar la Constitución y las Leyes vigentes puede considerarse un serio delito en cualquier país del mundo, sin embargo, en Estados Unidos, en distintas oportunidades el presidente de turno se ha otorgado el derecho de hacerlo, de ahí que Barack Housein Obama, abogado de profesión, entienda que también puede sumarse a la lista de violadores.

 

Sin llegar a realizar una búsqueda que incluya todo el tiempo que el Premio Nobel de la Paz ha estado en la Casa Blanca, voy a referirme a las últimas violaciones y explicar un poco el motivo de las mismas.

El derecho a la libre expresión, que en muchos casos se manifiesta en forma de protesta, el cual está incluido en las enmiendas de la Constitución, acaba de ser restringido mediante la ley HR 347, esta ley que se aprobó en el Congreso pasó a la firma de Obama, el cual la firmó rápidamente.

 

Mediante eta ley, se considera ilegal el entrar o mantenerse en un área donde permanezcan ciertos funcionarios gubernamentales, independientemente que el que cometa la ilegalidad desconozca que es ilegal permanecer en dicha área y no tenga sospecha alguna de que es ilegal lo que está haciendo.

 

Si además de permanecer en el área, la persona asume una postura que pudiera calificarse de desordenada, el crimen cometido se considera de mayor significación.

 

Está claro el objetivo de esta ley, cada día aumentan las protestas del pueblo estadounidense. Obama y los aspirantes a la presidencia por el partido republicano tienen que realizar actos en toda la nación donde se reúnan cientos de personas, dentro de los cuales pudiera haber miembros del movimiento Occupy o simplemente ciudadanos cansados de tanta miseria y mentiras que pudieran aprovechar la presencia del candidato para, haciendo uso de la libertad de expresión, decirle todo lo que se le ocurra.

 

Antes de la ley HR 347 esto no era un crimen.  El Servicio Secreto sacaba a la persona del lugar y tenía posteriormente que dejarlo en libertad. Ahora, legalizada la nueva restricción a la libertad de expresión, la persona es acusada de violar la ley y va a la cárcel. Todo se hace “legal”, aunque se pisotea el derecho constitucional.  Quizás fue al propio Obama, que es abogado, al que se le ocurrió legalizar esto.

 

Otra violación de la Constitución y las leyes lo constituye la orden dada por Obama y respaldada por el Departamento de Justicia, de asesinar ciudadanos estadounidenses que se encuentren en otros países, e inclusive si se encuentran en Estados Unidos, sin haberlos previamente sometido a juicio, por considerarlos “sospechosos” de cometer acciones terroristas.

Cuando el Representante por el Estado de Georgia, Tom Graves, republicano, le pregunto sobre este asunto a Robert Mueller, director del FBI, este planteó que comprobaría con Eric Holder, Secretario de Justicia si la orden dada por el presidente Obama incluía estadounidenses que se encuentren en Estados Unidos.

El experto en problemas constitucionales, Jonathan Turley planteó  que esperaba el Director del FBI estuviera claro en sus responsabilidades, incluyendo si dentro de estas estaba el asesinar ciudadanos sin haber sido condenados por un jurado.   Quizás bajo la “Doctrina de Asesinato” de Obama se incluya esto, pero la respuesta es simple, dijo Turley, “Claro está, la Constitución no le otorga estos poderes”

Siempre Estados Unidos se ha otorgado el derecho, sin que ninguna autoridad internacional se lo haya otorgado, de  determinar qué países se consideran violadores de los Derechos Humanos y anualmente publican extensas listas con los hechos que atribuyen a distintos países, donde por lo regular no aparecen aquellos países que son sus más cercanos aliados y como es natural tampoco ellos se mencionan.

Ocurre que recientemente una de las tantas violaciones de los Derechos Humanos que se cometen en Estados Unidos salió a la palestra internacional, cuando el Relator Especial en Actividades Relacionadas con la Tortura de la Organización de Naciones Unidas, Juan Ernesto Méndez, informó al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, con sede en Ginebra, que “Consideraba que Bradley Manning, prisionero en la cárcel de Quantico por haber trasladado información a Wikileaks, había sido tratado cruelmente, de forma inhumana y degradante, que el mismo había sido sometido injustamente a períodos prolongados de aislamiento, durante los ocho meses que se encuentra prisionero”.

El señor Méndez podía haber agregado a su lista el tratamiento que han recibido los Cinco Héroes cubanos, que con frecuencia eran enviados a las celdas de castigo sin justificación alguna, además de negarles a algunos de ellos la visita de sus familiares más cercanos y haberlos sometido a una presión constante durante su encierro en cárceles estadounidenses.

Podía agregar también en su lista el nombre de Ana Belén Montes, prisionera en la cárcel de Carswell, convicta por delito de espionaje, a la que no se le permite recibir visita de amigos, solamente su padre y hermano, no se le permite recibir prensa ni libros, no puede recibir ni enviar cartas, se desconoce porque razón está en una cárcel para enfermos mentales y tampoco se conoce en las condiciones en que es tratada en dicha cárcel.

Estos son solamente algunos ejemplos recientes de las violaciones de la Constitución y las leyes estadounidenses que se han llevado a cabo por la administración del Premio Nobel de la Paz, el artífice del Cambio que firmo la amnistía con carácter retroactivo para todos aquellos que operando aviones dirigidos por control remoto, los famosos “Drones”, que hubieran disparado los cohetes “Hellfire” contra  “sospechosos” afganos y pakistaníes.

Anuncios