El Heraldo Mambí

Criterios, Análisis y Respuestas sobre temas de Actualidad

Mes: mayo, 2010

UNA NOTICIA QUE A TODOS NOS INTERESA

 

UNA  NOTICIA  QUE  A  TODOS  NOS  INTERESA

/////////////////////////////////////////////////////
 

05/15/10 – Oficina Nacional de Estadisticas (Habana) – SECTOR AGROPECUARIO.

INDICADORES SELECCIONADOS, Enero-Marzo 2010

 

1 – COMENTARIOS

 

El Índice de volumen de la producción agropecuaria -excluye caña de azúcar y

patios y parcelas- al concluir el mes de marzo es de 91,2% y muestra una

disminución del 8,8%. Decrecen la agricultura no cañera en 13,0% y la

ganadería en 3,1%.

 

Agricultura no cañera

 

En la agricultura no cañera, la producción de viandas es de 374,6 miles de

toneladas, superior en 4,5%, lo que equivale a 16,1 miles de toneladas, y lo

determina el plátano, que con una producción de 100,7 miles de toneladas,

muestra un incremento del 75,1% que significan 43,2 miles de toneladas.

 

Decrecen los tubérculos y raíces que lo hacen en 9,0% y dentro de ellos

disminuyen la malanga y la papa en 28,6% y 34,3% respectivamente, aumentan

el boniato en 2,4%, la yuca en 53,2% y los otros tubérculos en 16,5%.

La producción de hortalizas -425,5 miles de toneladas- decrece en 25,1%, que

representa 142,5 miles de toneladas menos que en igual periodo del año

precedente, solo se aprecia crecimientos en la cebolla que con una

producción de 27,3 miles de toneladas aumenta en 1,5%, mientras el resto de

los productos decrecen. El tomate y la col en conjunto abarcan el 84,7% de

la reducción total.

 

La producción de maíz, con 21,3 miles de toneladas, aumenta en 4,9%, en

tanto el fríjol acumula 19,6 miles de toneladas para un decrecimiento del

30,5% y el arroz cáscara húmedo, con 25,6 miles de toneladas, aumenta en

45,5%.

Los cítricos, con una producción de 131,7 miles de toneladas, disminuyen en

21,7%, motivado por los decrecimientos de naranja dulce en 31,7%, limón

55,6% y los otros cítricos en 22,7%, mientras crecen la toronja en 340,0%,

que representan 15,3 miles de toneladas más. Los frutales con 46,8 miles de

toneladas, aumentan en 16,1% de ellas crecen el mango, fruta bomba y otras

frutas, mientras disminuyen la guayaba, piña y el coco.

 

Las ventas de viandas, realizadas mediante contrato, representan el 64,2%

del total de la producción, mientras que el autoconsumo y las ventas a

trabajadores abarcan en su conjunto el 17,5% de la producción nacional,

superiores estas últimas a las dedicadas al mercado agropecuario que

constituyen el 6,5%. Las ventas contratadas de arroz alcanzan el 57,8%, las

de maíz el 37,5% y las de fríjol el 44,2%. Al autoconsumo y a la venta a

trabajadores se destina el 24,1% del arroz producido, el 23,3% del maíz y el

36,4% del fríjol.

 

Campaña de siembras de viandas y hortalizas

 

En la Campaña de siembras de viandas y hortalizas correspondiente al

Ministerio de la Agricultura, que abarca más del 70% del total nacional, se

han sembrado 108,1 miles de hectáreas, que representan un crecimiento del

10,8% con referencia a la campaña anterior, en ello inciden las viandas con

un crecimiento de 27,8%, ya que las hortalizas decrecen en 8,9%, que

representan 4,0 miles de hectáreas menos.

 

Campaña tabacalera

 

En la campaña tabacalera 2009-2010, hasta la fecha se plantaron 21,4 miles

de hectáreas y de ellas se han perdido 2,0 miles de hectáreas, quedando un

área cosechable de 19, 4 miles de hectáreas.

 

La recolección acumula hasta la fecha 19,2 millones de cujes y la zafadura

alcanza 2,1 millones de cujes.

 

El acopio reporta 720,7 toneladas de tabaco el que en su mayoría corresponde

a tabaco tapado.

 

Ganadería

 

En el primer trimestre del año 2010 la ganadería acumula un decrecimiento de

un 3,1% con relación a similar periodo del pasado año, debido a los

resultados desfavorables en las entregas a sacrificio al decrecer el ganado

vacuno en 3,2%, porcino en 3,3%, caprino en 6,3% y équido en 3,5% y a la

producción de leche de vaca y de huevos en 6,0% y 1,1%, por ese orden.

 

A sacrificio se entregan 30,1 miles de toneladas de ganado vacuno que

significan un decrecimiento de 1,0 miles, al entregar 91,6 miles de cabezas,

2,7 miles menos, con un peso promedio por animal de 328,6 kilogramos,

inferior en 1,2 kilogramos.

 

El 58,1% del total de carne entregada que significan 17,5 miles de

toneladas, la aportan Camagüey con 5,0 miles de toneladas, Villa Clara con

3,7, Sancti Spíritus con 3,2, Granma con 2,9 y Pinar del Río con 2,7 miles

de toneladas.

Se entregan a sacrificio de ganado porcino 35,6 miles de toneladas,

disminuidas en 1,2 miles de toneladas con respecto a igual etapa de 2009, al

entregarse 458,7 miles de cabezas, 17,5 miles más, con un peso promedio por

animal de 77,6 kilogramos, inferior en 5,8 kilogramos. Hasta la fecha el

sector estatal aporta de carne porcina 30,2 miles de toneladas -84,7%-, las

UBPC y las CPA 0,3 miles -0,9%- cada una, y el privado 4,8 miles de

toneladas -13,5%-.

 

Las provincias de Villa Clara con 4,4 miles de toneladas, Santiago de Cuba

con 3,9, Cienfuegos con 3,7, Sancti Spíritus con 3,6, y La Habana con 2,8

miles de toneladas constituyen el 51,6% – 18,4 miles de toneladas- del total

de entregas.

 

Las empresas especializadas en ganado porcino con 28,3 miles de toneladas

que representan el 79,5% de la entrega total, decrecen en 2,8 miles, con un

peso promedio por animal en ceba de 82,3 kilogramos, inferior en 7,0

kilogramos. El indicador carne por reproductora1 en la etapa es de 243,1

kilogramos inferior en 38,4 kilogramos comparado con igual período del año

anterior.

 

Se obtiene dividiendo el total de carne producida, entre las reproductoras

promedio de 11 meses atrás, que es el ciclo tecnológico del cerdo (a partir

del parto de una puerca, su descendencia vendrá a producir carne a los 11

meses).

 

Decrecen también con relación a igual etapa del año anterior las entregas a

sacrificio de ganado caprino y équido en 39,9 y 3,2 toneladas

respectivamente.

Las entregas a sacrificio de ganado bufalino de 976,9 toneladas, superan en

140,7 toneladas a las de igual etapa del pasado año, al entregarse 2,5 miles

de cabezas, 0,4 miles más, con un peso promedio por animal de 390,8

kilogramos, inferior en 7,4 kilogramos.

 

Crecen también con relación a igual etapa del año anterior las entregas a

sacrificio de ganado avícola en 0,6 miles de toneladas y el cunícola en 43,2

toneladas.

 

Hasta marzo se alcanza una producción de leche de vaca de 89,7 millones de

litros, que significan 5,7 millones menos con relación a igual período del

año anterior, debido a las 316,5 miles de vacas que se ordeñan como

promedio, con un rendimiento promedio diario por vaca de 3,1 litros, menor

en 0,4 litros.

Los niveles de producción de Camagüey con 14,8 millones de litros, La Habana

con 10,4, Villa Clara con 9,6, Matanzas con 8,7 y Holguín con 7,7 millones

de litros constituyen el 57,1% -51,2 millones de litros- del

total.

 

Las entregas directas de leche a la población ascienden a 29,8 millones de

litros, que significan un incremento de 5,9 millones -24,7%- y a la

industria se entregan 39,8 millones de litros disminuidas en 9,6

millones -19,4%-.

 

Las ventas mediante contrato de carne vacuna en pie de 29,8 miles de

toneladas significan el 98,9% del total producido, equivalente a 0,2 puntos

menos que hasta marzo del año precedente. Mientras que en leche de vaca los

70,3 millones de litros destinados a las ventas contratadas representan el

78,4% de la producción total, 0,4 puntos más, mientras se destinan al

autoconsumo y ventas a trabajadores el 20,6% para 0,4 puntos menos.

 

Se destina del total producido al autoconsumo y ventas a trabajadores de

carne de ovino en pie 0,9 miles de toneladas que representan el 51,0% y del

caprino 0,3 miles -59,2%-, cifras que superan a las del mercado agropecuario

y a las ventas contratadas en su conjunto, tanto en ovino como en caprino.

 

La existencia final de ganado porcino decrece en 19,3 miles de cabezas

debido al sector estatal que lo hace con 49,1 miles y el avícola en 223,9

miles de cabezas al decrecer el sector privado en 348,5 miles.

 

Mientras crece la existencia final del ganado vacuno en 46,5 miles de

cabezas, el bufalino en 5,0, el ovino en 82,0, el caprino en 38,9, el

cunícola en 13,9 y el équido en 56,1 miles de cabezas.

REVOLUCION FRENTE A CONTRARREVOLUCION

14 de mayo del 2010
Revolución frente a contrarrevolución

Frank Agüero Gómez • CubAhora

Dicen que a finales de los años 50, cuando La Habana vivía una temperatura insurreccional que abrasaba a los sicarios de la dictadura, un conocido jefe de policía llegó a prohibir que difundiesen por la emisora Radio Reloj cualquier noticia relacionada con acciones revolucionarias.

“Es que el tic tac de Reloj multiplica los hechos cada quince minutos, y en una hora ya son cuatro en lugar de uno” cuentan que dijo el sanguinario Salas Cañizares, abatido posteriormente en un allanamiento policial a la embajada de Haití en busca de militantes de acción y sabotaje alojados en esa sede diplomática para escapar de la feroz represión que arrojaba a las cunetas cadáveres irreconocibles.

Viene la anécdota a la memoria no para establecer paralelo entre situaciones diferentes (el derecho a la Revolución y el pataleo de la contrarrevolución), sino para evocar el poder de los medios de información aún cuando apenas se desarrollaba la televisión y lejos de suponer la aparición de la llamada red de redes.

En esa época, las agencias internacionales de noticias ya llenaban principales espacios en los órganos de prensa del continente, pero poco o ningún caso hacían a las denuncias de torturas, asesinatos y desaparecidos en Cuba como consecuencia del enfrentamiento de miles de jóvenes, trabajadores y familias completas a la dictadura de Fulgencio Batista aferrada al poder con la complicidad del gobierno de Estados Unidos.

Tampoco se hicieron eco ni dieron seguimiento noticioso de los cientos de miles de víctimas en los decenios de las dictaduras militares que se instauraron con asesoría yanqui en América Latina, ni de los horrores del Plan Cóndor que los investigadores siguen todavía minuciosamente para conocer el destino de miles de niños desaparecidos y llevados a otros países, arrebatados a sus padres asesinados y negados los retoños a sus abuelos y otros familiares.

Esa capacidad de reflejar la realidad de un modo más o menos real o distorsionarla hasta hacerla casi irreconocible por los propios protagonistas de los acontecimientos es lo que ha convertido a los medios en poderosos instrumentos de los cuales es imposible prescindir en la actualidad.

Sea para justificar una guerra imperial abierta o encubierta, derrocar un gobierno legítimo o para defender la soberanía de cualquier nación que se propone recuperarla para la mayoría de sus habitantes, la participación de los medios se planifica en los estados mayores militares y políticos como la de un singular ejército que podría decidir el curso victorioso o negativo de las acciones.

Se decía, en época de Montesquieu, que la prensa era el cuarto poder, más la realidad de su posterior implicación en el ascenso, mantenimiento y desmontaje de cualquier acontecimiento político, económico y social hace que en nuestros días se considere sin dudas como portaestandartes del primer y único poder.

Los grandes medios que concentran bajo un mismo mando cada vez más estrecho la hegemonía económica y política a nivel supranacional actúan muchas veces como obedientes abanderados de las señales provenientes del imperio, emitidas desde la Casa Blanca o desde una capital europea.

Si se trata de girar los cañones sobre el tema Cuba habrá siempre que buscar la influencia de los grupos de mafiosos cubanoamericanos interesados en volatilizar cualquier tendencia o movimiento aderezado a normalizar relaciones entre los dos países, o que implique la disminución de ingresos provenientes de la llamada industria anticastrista.

MÁS ALLÁ DE UNA RETÓRICA

La gruesa artillería de la prensa, radio, televisión y desde hace unos años de Internet, disparando hacia un mismo objetivo, no puede tener otro propósito comprensible que ablandar el objetivo atacado, desorganizarlo, neutralizar la resistencia y crear premisas para obligar al contrario (en este caso el pueblo cubano) a rendirse y aceptar las condiciones que se le imponen.

No es retórica guerrerista, pues se trata de cómo los medios, dominados por los monopolios de la información trasnacional, enfocan su quehacer a propósito del fallecimiento del preso común Orlando Zapata Tamayo, la huelga mediática del sociólogo-contrarrevolucionario Guillermo Fariñas y la semana de manifestaciones de las Damas de Blanco en respaldo al séptimo año de los juicios de la llamada Primavera negra, parodia mediática que desconoce el ardor tropical del Caribe para igualarlo a los sucesos antigubernamentales de la Plaza praguense de Wenceslao.

Para algunas agencias de prensa y televisoras influyentes en los medios iberoamericanos, al igual que para periódicos en español que circulan en la península y el continente, tal pareciese que a partir de finales de febrero dejaron de ser atrayentes el seguimiento noticioso de verdaderas catástrofes humanitarias cuyas secuelas aún continúan.

Entre otras, la calamitosa situación de millones de haitianos sin techo y sin elementales garantías de vida, con el inminente peligro de las lluvias de primavera. La zozobra convertida en pánico de las poblaciones chilenas, peruanas y de otras naciones de la faja sur del continente, sacudidas por violentos terremotos. O las cuantiosas inundaciones que dejan sin hogares, alimentos y medios de trabajo a centenares de miles de habitantes del altiplano boliviano y de su vecino Paraguay.

¿Por qué ahora glorificar a algunos de los grupos llamados disidentes hasta hacerlos aparecer ante la opinión pública como mártires o apóstoles de la más ortodoxa fe cívica obligados a pagar con sus vidas la supuesta rectitud de sus conciencias?

¿Qué intereses se esconden y qué fines se persiguen con esa reiterada cobertura a los agentes mercenarios hasta dar la impresión mediática de que Cuba se encuentra viviendo en guerra civil, enfrentados unos cubanos contra otros?

¿A qué responde el uso reiterativo de sustantivos y adjetivos para denominar a los patriotas y a los agentes del imperio, hasta el extremo de asociar a unos con la exacerbación fanática considerándolos “turbas”, “partidarios del castrismo” que apelan a la violencia y a otros de “opositores”, “manifestantes pacíficos”, etcétera, reprimidos por ejercer el derecho a la opinión?

Para los de más edad en Cuba, es imposible no rememorar tensos momentos de la lucha revolucionaria desde los primeros días de 1959, cuando primero se agitaron consignas anticomunistas para dividir a la población y debilitar su confianza en los nuevos líderes y protagonistas de la historia, alentando la salida masiva del país de elementos con poca conciencia y la deserción y traición masivas para entorpecer las perspectivas que se abrieron con el derrocamiento de la dictadura.

El pueblo, orientado por Fidel y las organizaciones revolucionarias que se fueron creando, enfrentó la mentira y derrotó el divisionismo.

Armada con ideas y con fusiles, artillería, tanques y mucha inteligencia la población revolucionaria se convirtió en ejército de obreros, campesinos y estudiantes que ocupó los sistemas montañosos del país para cercar, perseguir y aniquilar a las numerosas bandas contrarrevolucionarias dirigidas desde territorio de Estados Unidos y apertrechadas por mar y tierra desde ese país.

Derrotó la invasión mercenaria de Girón que pretendía implantar un gobierno formado en territorio extranjero para sustituir a la Revolución de los humildes y para los humildes.

Enfrentó las campañas mediáticas para estimular los desórdenes internos y éxodos masivos de las décadas del 60, 70, 80 y 90 del siglo pasado

A la fuerza de la Revolución no le faltó la inteligencia, ni la determinación de defender la justicia con argumentos y con el pueblo, razones primeras para sustentar un proyecto social que ha transformado el país y trascendido las fronteras de la nación, a pesar de las insatisfacciones y perfecciones pendientes.

Antes y ahora no se trata de un enfrentamiento entre turbas y opositores, sino de la respuesta del pueblo que no está dispuesto a entregar sus banderas ni a tambalear ante las campañas mediáticas

En estos tiempos, con más organización y conciencia derivada de su conocimiento y cultura.

Acobardarse ante la propaganda enemiga, enseñó Fidel, es como retroceder en el momento crucial de la guerra.

Y esta es una guerra de ideas, no le quepan dudas…

EL ENEMIGO REACCIONO RAPIDO

EL ENEMIGO REACCIONÓ RÁPIDO
Por: Dr. Néstor García Iturbe
26 de mayo del 2010.

Recientemente publique un artículo titulado “Jugar con el Enemigo o Cerrar Filas”.(El Heraldo, 10 de mayo del 2010). Con aquel artículo daba mi criterio sobre cómo actuar cuando alguien conoce un caso de corrupción administrativa, desvío de recursos o cualquier otro delito que atentara contra la economía de nuestro país.

Planteaba que no consideraba oportuno ni correcto expresar que la corrupción estaba generalizada, ni expresar que había funcionarios acumulando dinero para cuando la revolución se cayera, sin dar el nombre de estos.

Alertaba que esta forma de denuncia era peligrosa pues el deber ciudadano no se cumple solo con mencionar el hecho de forma general, donde por utilizar esa forma se involucran también a funcionarios honestos.

Unos párrafos antes de finalizar el escrito exprese, “Nuestro enemigo principal trata por todos los medios de afectar la imagen pública de la revolución. Aquellas acciones que se apartan de nuestros principios son dadas a la publicidad con toda la fuerza posible y muchas veces magnificadas. Después las incluyen como un tema más dentro de su campaña mediática.”

Realmente no se tardaron mucho en hacerlo.

A continuación encontrarán un artículo de Mauricio Vicent del 16 de mayo en el que expone una mezcla de hechos ciertos con mentiras, las cuales trata de validar aprovechando los primeros. La exposición de Vicent utiliza la misma técnica que utilizaba el Ministro de Propaganda de la Alemania Nazi, Joseph Goebbels, para crear desconcierto y tratar de afectar el estado de ánimo de las tropas contra las cuales luchaban. Al parecer los métodos no han cambiado mucho.

El periodista maneja de forma selectiva y muy puntual una parte del artículo del compañero Esteban Morales, con el que podemos coincidir o no, pero consideramos fue escrito con la honestidad que lo caracteriza.

Al pensamiento de Esteban agregan declaraciones llenas de veneno y confusionismo del grupusculero Oscar Espinosa Chepe, presentado como economista opositor, que aprovecha la oportunidad para plantear que este fenómeno se debe a la “disfuncionalidad del sistema”. Lo que está mal, según él, es el sistema, el socialismo.

“…lo decisivo se ha de hacer de modo que el enemigo no lo vea: con trompetas y tambores no se ha de salir a decir al enemigo por donde se va” (“En triunfo”, Patria, Nueva York, 29 de julio de 1893, t28,p.311)

A continuación el artículo de Vicent para que vean la forma en que se manipula la información y se trata de afectr la imagen de Cuba y sus dirigentes.

/////////////////////////////////////////////

REPORTAJE: LA SITUACIÓN EN CUBA
Corrupción al modo cubano

Los escándalos económicos salpican Cuba y alcanzan a históricos prohombres e íntimos de Fidel Castro como Max Marambio. El régimen castrista los investiga
MAURICIO VICENT 16/05/2010

Una legión de 4.000 auditores y policías económicos investigan en estos momentos las tripas de 750 empresas cubanas, aproximadamente el 20% de las que funcionan en la isla. Se trata de una descomunal ofensiva anticorrupción que no tiene precedentes en el país, pero sí justificación: en los últimos años, en la Cuba de Fidel y Raúl Castro se han multiplicado los delitos económicos y los casos de corruptelas, tráfico de influencias y malversación, y cada vez los protagonistas pican más alto.
“La corrupción es más peligrosa que la disidencia interna”, asegura Esteban Morales, académico cubano
Entre las firmas investigadas hoy está International Network Group (ING), conglomerado de empresas creado y dirigido por Max Marambio, un hombre de negocios chileno que perteneció a los servicios de inteligencia cubanos y fue jefe de la escolta personal del presidente Salvador Allende. En una época Marambio fue una persona muy vinculada a Fidel Castro. Hasta el año pasado, sus empresas movían anualmente decenas de millones de dólares en negocios relacionados con Cuba, aunque hoy es el último protagonista de una larga y opaca lista de escándalos económicos que llega a altas esferas.
Pero… ¿cuál es el verdadero alcance y significado de la corrupción en Cuba?
Hace pocas semanas, un prestigioso académico cubano vinculado a un centro de estudios oficial daba la voz de alarma: “Hay gentes en posiciones de gobierno que se están apalancando financieramente para cuando la revolución se caiga, y otros que pueden tener casi todo preparado para producir el traspaso de los bienes a manos privadas, como tuvo lugar en la antigua URSS”.
Esteban Morales, el autor de la reflexión, iba más allá: “Cuando observamos detenidamente la situación de Cuba hoy, no podemos tener duda de que la contrarrevolución, poco a poco, va tomando posiciones en ciertos niveles del Estado y del Gobierno”. Y concluía: “La corrupción es mucho más peligrosa que la disidencia interna”.
El investigador, director honorario del Centro de Estudios sobre Estados Unidos de la Universidad de La Habana, una institución que habitualmente hace análisis de inteligencia para las autoridades, se refirió abiertamente al caso de la reciente destitución del director del Instituto de Aeronaútica Civil de Cuba (IACC), el general de división Rogelio Acevedo, un histórico que durante la lucha de Sierra Maestra combatió a las órdenes del Che Guevara.
Sin condenarlo ni absolverlo, Morales pidió a las autoridades rigor y transparencia para esclarecer el caso Acevedo. Aludió de refilón a los rumores que circulan en la calle sobre millonarios desfalcos en la aviación: “A nivel de hipótesis, lo ocurrido con el IACC no es único, ya se ha descubierto en otros lugares (…) donde los jefes pueden estar recibiendo comisiones y abriéndose cuentas bancarias en otros países”.
Resulta que la esposa de Acevedo, Ofelia Liptak, era directora comercial de una de las compañías de Marambio, la empresa mixta Alimentos Río Zaza, que cuenta con dos plantas de producción en la isla y comercializa zumos, leche y otros alimentos envasados, con una facturación anual de millones de dólares.
Max Marambio y su hermano Marcel son además socios del IACC en la agencia turística Sol y Son, que mueve cada año decenas de miles de visitantes hacia la isla. En esta empresa fueron detenidos varios directivos, y las auditorías parecen haber encontrado graves “irregularidades”, incluidos pagos de sobornos, malversación de fondos y desvió de recursos al exterior. “Parece”, porque las autoridades oficialmente no han dicho nada oficialmente hasta el momento.
Lucy Leal, directora de ING, fue arrestada y es investigada en estos momentos. No es un secreto que Liptak está en la mirilla. Hasta dónde llegará el caso y si habrá cortafuegos es una incógnita. La enrevesada trama se complicó más después de la muerte en extrañas circunstancias del empresario chileno Roberto Baudrand, hombre de Marambio en Cuba y gerente de Alimentos Río Zaza.
A Baudrand le fue retirado el pasaporte tras el comienzo de la investigación y había sido interrogado en varias ocasiones. Apareció muerto en su casa de La Habana el martes 13 de abril, y las causas fueron “una insuficiencia respiratoria combinada con el consumo de fármacos y alcohol”, según la autopsia realizada en la isla, que los familiares del fallecido dieron por buena.
Marambio estuvo en Cuba por última vez el 8 de noviembre del año pasado. Después fue convocado por las autoridades para que viajara a La Habana a aclarar las presuntas “irregularidades” de sus negocios, pero prefirió no hacerlo. Tampoco su hermano Marcel ha querido regresar.
Sobran los recovecos y las zonas oscuras en esta historia de la caída en desgracia de Marambio, que en Cuba era de todo menos un cualquiera. Entrenado como guerrillero por el mítico Manuel Piñeiro, Barbarroja, trabajó después con Patricio y Tony Laguardia en las Tropas Especiales del Ministerio del Interior, y sobrevivió al escándalo político que acabó con el fusilamiento de Antonio Laguardia y del general Arnaldo Ochoa en 1989. Luego fue uno de los fundadores de CIMEX, una de las mayores corporaciones estatales cubanas, con un volumen de negocios que ha llegado a superar los mil millones de dólares anuales. En los años noventa, bajo el ala protectora de Fidel, pasó de guerrillero a próspero hombre de negocios, hasta el punto que hoy es dueño de un holding de empresas que mueve más de cien millones de dólares al año.
Las causas de su cambio de estatus, de amigo revolucionario a adversario, son varias. Según empresarios que lo conocen, como todos los hombres de negocios en la isla, Marambio sufrió el año pasado la retención del grueso de los fondos depositados en bancos cubanos. Debido a la gravísima falta de liquidez del país, las autoridades congelaron hace un año las transferencias de todos los empresarios extranjeros, y en este paquete cayó el famoso jefe del Grupo de Amigos del Presidente (GAP) de Salvador Allende, con un corralito que algunas fuentes calculan de más de veinte millones de dólares. Al parecer, Marambio habría reclamado su capital de forma poco delicada. Otros de sus allegados aseguran que la auditoría responde a una “persecución política”, por haber apostado en las últimas elecciones chilenas a una baza que no era la de Cuba.
En cualquier caso, y más en estos momentos, para el Gobierno cubano la palabra traición se conjuga con corrupción. “El problema hoy”, resume el economista opositor Óscar Espinosa Chepe, “es que donde busques encuentras”. La corrupción se da a todos los niveles, desde el más bajo, cuando un empleado se roba una bobería en una tienda estatal y la vende en el mercado negro, hasta el más alto, con el tráfico de influencias y los desfalcos millonarios perpetrados desde despachos con aire acondicionado, dice Chepe. A su juicio, la causa última es la “disfuncionalidad del sistema”, y hasta tanto este factor esté presente, “la corrupción no podrá ser extirpada”.
El Gobierno de Raúl Castro se ha tomado en serio el problema de la corrupción. “Somos conscientes de que el asunto es ante todo político y que la revolución se puede ir por ese agujero negro”, afirma un funcionario de nivel intermedio. Pone como ejemplo de esta “preocupación” la macroauditoría ordenada por la recién creada Contraloría de la República.
Para apoyar la cruzada anticorrupción, el pasado 16 de abril el presidente cubano asistió a la toma de posesión del nuevo fiscal general, Darío Delgado, un militar de alto rango. Raúl Castro insistió en la necesidad de fortalecer “la legalidad” y la “institucionalidad” como “tareas de vital importancia”, y días después se anunció que, durante un mes, un cuerpo de 3.895 auditores, técnicos y estudiantes de economía fiscalizarían las cuentas de una de cada cinco empresas cubanas.
Es todo un récord. Estamos hablando de 750 empresas a la vez, incluido el holding de Marambio, fábricas estatales de tamaño mediano y pequeños centros laborales en los que probablemente los trabajadores harán negocio con los clavos o con la merienda para subsistir.

EL CASO DE LOS CINCO Y EL NUEVO HERALD

El caso de los CINCO desde la perspectiva de El Nuevo Herald (I)
“El discurso periodístico y la manipulación de la realidad”

Por Lic. Omar Stainer Rivera

Para cumplir sus funciones, los periódicos y sus dirigentes deben decidir las acciones del periódico; reunir informaciones de las fuentes; excluir, incluir y jerarquizar informaciones; construir y jerarquizar los temas; investigar esos temas; narrar y comentar esos temas; excluir, incluir y jerarquizar los relatos informativos y los comentarios sobre la actualidad ya producidos.
Suscribimos lo expuesto por el Dr. Julio García Luis (2003) cuando asegura que la prensa estadounidense tiene un carácter manipulativo, en tanto selecciona, ordena y combina las informaciones.
En otras palabras, los decisores de los medios definen los hechos con cobertura periodística. El periodista por su parte recoge solo unos pocos elementos y los redacta desde su punto de vista. Posteriormente ese trabajo es revisado por otras personas y se le agregan determinados aspectos.
Al realizar su trabajo diario, la prensa estadounidense selecciona los contenidos que le permiten construir y alimentar el sistema de valores de la sociedad. Como ocurre en el resto del mercado, la prensa crea necesidades, las condiciona, habitúa a los lectores, radioyentes o televidentes a determinados productos, y luego se los suministra.
Asumimos que lo noticiable no se encuentra exactamente en los hechos ocurridos, sino en el sentido otorgado por los medios de comunicación en sus rutinas productivas.
La etapa de selección de la información es la rutina productiva donde se hace más evidente las ideologías profesionales del periodista. En ese momento se ponen en juego tres factores: la audiencia, la accesibilidad y la conveniencia, todo en función de la importancia y el interés.
Las técnicas de manipulación son diversas y efectivas. El empleo de palabras marcadas le ofrece sentidos a determinados términos y provocan determinadas reacciones. La omisión de hechos ignora la importancia de acontecimientos cuya divulgación no conviene a sus intereses. La revelación fuerte transmite una verdad contundente sobre algo y el desmentido flojo le ofrece un bajo perfil a la rectificación de lo publicado. La absolutización exagerada de ángulos impone un criterio concluyente y definitivo. Las citas fuera de contexto pueden provocar una interpretación totalmente diferente a su intención. Deshumanizar e impersonalizar rebaja el impacto en la opinión pública pues se convierte en un hecho anónimo.
Lógicamente, manipulación y persuasión están estrechamente relacionadas. Por ese motivo el discurso periodístico posee una gran cantidad de estrategias para promover el proceso persuasivo de las afirmaciones:
A) Subrayando la naturaleza factual de los acontecimientos, mediante:
1. Descripciones directas de los acontecimientos que están ocurriendo.
2. Usando las evidencias de testigos cercanos.
3. Usando la evidencia de otras fuentes fiables.
4. Señales que indican precisión y exactitud.
5. Usando citas de las fuentes.
B) Construyendo una estructura relacional sólida para los hechos:
1. Mencionando los acontecimientos previos como condiciones o casusas, y describiendo o prediciendo los acontecimientos siguientes como consecuencias posibles o reales.
2. Insertando hechos dentro de modelos situacionales bien conocidos que los convierte en relativamente familiares incluso cuando son nuevos.
3. Utilizando argumentos y conceptos conocidos que pertenecen a ese argumento.
4. Tratando de seguir organizando los hechos en estructuras específicas bien conocidas, por ejemplo las narrativas.
C) Proporcionando información que posee las dimensiones actitudinal y emocional:
1. Los hechos se representan y memorizan si contienen o sugieren emociones fuertes.
2. La veracidad de los hechos queda realzada cuando se citan antecedentes u opiniones distintas acerca de esos acontecimientos, pero en general se prestará más atención, como posibles fuentes de opinión, a quienes se encuentren ideológicamente más cercanos.
Probablemente la mejor manera de ejemplificar todo lo anterior sea a través de un ejemplo. A diferencia de lo que muchos piensan, el caso de los CINCO es un asunto indiferente para la gran prensa internacional. La comunidad mundial desconoce las interioridades de ese “raro” proceso debido al silencio mediático. En ocasiones muy específica el tema ha sido abordado, pero únicamente a través de (des)informaciones carentes de objetividad.
La cacareada libertad de expresión queda relegada para los asuntos más importantes como la moda o el extremismo islámico. La realidad de un país bloqueado y su legítimo derecho a defenderse de la potencia enemiga, no clasifican entre los estándares de noticias de primera plana.
Por más que me pregunto cómo es posible que los grandes medios “informativos” todavía no se enteren de que existen CINCO cubanos injustamente presos, no encuentro una respuesta lógica y sensata. Entonces me percato que la realidad norteamericana escapa a los cánones de la lógica y la sensatez. Si existiera una esquizofrenia estatal o nacional, los Estados Unidos de América constituirían un caso típico de “locura” o “enajenación mental”.
El capitalismo es tan meticuloso en su proceso, que la información y los medios que la producen y distribuyen no pueden desprenderse de esa realidad. La noticiabilidad de un hecho está dada por su contraparte en ventas, o sea, solo importa lo que se vende.
Entonces los grandes medios no son los más objetivos, sino los que más dinero poseen. Tienen una visión o ideología determinada hacia el tema CUBA y es muy probable que actúen y escriban en correspondencia con una posición extremadamente crítica y rígida.
Resulta de gran significación entender cómo el discurso periodístico construye la opinión pública sobre un tema determinado. El periódico publica lo que sus receptores quieren leer, pero a su vez, indica a esas personas cómo deben pensar y actuar.
El caso de los CINCO no ha escapado a la realidad con la que históricamente los medios internacionales han abordado el tema CUBA. The New York Times es un ícono mundial en el periodismo, pero solo mencionó a los CINCO después de que el comité Free the FIVE pagara la “pequeña” cifra de 50 000 dólares. Nada, que en el mundo de ellos toda parece comprarse, bueno, casi todo.
Ni CNN, BBC o cualquier otro monstruo de la información han hecho cobertura sistemática del caso de los CINCO. Resulta curioso si analizamos que el proceso judicial convirtió a los acusados en acusadores y se sentó en el banquillo a la política de un país hacia otro.
A los propios fiscales, representantes del gobierno norteamericano, les pareció tan improbable demostrar el delito de espionaje que tuvieron que contentarse con la “tentativa”. Sin embargo, los pocos medios que cubrieron el “suceso” los condenaron de manera categórica antes que lo hiciera el propio jurado.
Únicamente los periódicos de la Florida han dado seguimiento al caso de los CINCO. Lógicamente, tienen una visión muy sui generis de lo acontecido y está en correspondencia con medio siglo de hostilidad de la derecha desilusionada proveniente de Cuba y que se radicó en ese país.
Si algún mérito tiene El Nuevo Herald es haber sido el medio de prensa que con mayor sistematicidad ha abordado el tema CUBA y el caso de los CINCO. Claro, que el análisis de su discurso nos va a tomar varios artículos más.

REVOLUCION FRENTE A CONTRAREVOLUCION

14 de mayo del 2010
Revolución frente a contrarrevolución

Frank Agüero Gómez • CubAhora

Dicen que a finales de los años 50, cuando La Habana vivía una temperatura insurreccional que abrasaba a los sicarios de la dictadura, un conocido jefe de policía llegó a prohibir que difundiesen por la emisora Radio Reloj cualquier noticia relacionada con acciones revolucionarias.

“Es que el tic tac de Reloj multiplica los hechos cada quince minutos, y en una hora ya son cuatro en lugar de uno” cuentan que dijo el sanguinario Salas Cañizares, abatido posteriormente en un allanamiento policial a la embajada de Haití en busca de militantes de acción y sabotaje alojados en esa sede diplomática para escapar de la feroz represión que arrojaba a las cunetas cadáveres irreconocibles.

Viene la anécdota a la memoria no para establecer paralelo entre situaciones diferentes (el derecho a la Revolución y el pataleo de la contrarrevolución), sino para evocar el poder de los medios de información aún cuando apenas se desarrollaba la televisión y lejos de suponer la aparición de la llamada red de redes.

En esa época, las agencias internacionales de noticias ya llenaban principales espacios en los órganos de prensa del continente, pero poco o ningún caso hacían a las denuncias de torturas, asesinatos y desaparecidos en Cuba como consecuencia del enfrentamiento de miles de jóvenes, trabajadores y familias completas a la dictadura de Fulgencio Batista aferrada al poder con la complicidad del gobierno de Estados Unidos.

Tampoco se hicieron eco ni dieron seguimiento noticioso de los cientos de miles de víctimas en los decenios de las dictaduras militares que se instauraron con asesoría yanqui en América Latina, ni de los horrores del Plan Cóndor que los investigadores siguen todavía minuciosamente para conocer el destino de miles de niños desaparecidos y llevados a otros países, arrebatados a sus padres asesinados y negados los retoños a sus abuelos y otros familiares.

Esa capacidad de reflejar la realidad de un modo más o menos real o distorsionarla hasta hacerla casi irreconocible por los propios protagonistas de los acontecimientos es lo que ha convertido a los medios en poderosos instrumentos de los cuales es imposible prescindir en la actualidad.

Sea para justificar una guerra imperial abierta o encubierta, derrocar un gobierno legítimo o para defender la soberanía de cualquier nación que se propone recuperarla para la mayoría de sus habitantes, la participación de los medios se planifica en los estados mayores militares y políticos como la de un singular ejército que podría decidir el curso victorioso o negativo de las acciones.

Se decía, en época de Montesquieu, que la prensa era el cuarto poder, más la realidad de su posterior implicación en el ascenso, mantenimiento y desmontaje de cualquier acontecimiento político, económico y social hace que en nuestros días se considere sin dudas como portaestandartes del primer y único poder.

Los grandes medios que concentran bajo un mismo mando cada vez más estrecho la hegemonía económica y política a nivel supranacional actúan muchas veces como obedientes abanderados de las señales provenientes del imperio, emitidas desde la Casa Blanca o desde una capital europea.

Si se trata de girar los cañones sobre el tema Cuba habrá siempre que buscar la influencia de los grupos de mafiosos cubanoamericanos interesados en volatilizar cualquier tendencia o movimiento aderezado a normalizar relaciones entre los dos países, o que implique la disminución de ingresos provenientes de la llamada industria anticastrista.

MÁS ALLÁ DE UNA RETÓRICA

La gruesa artillería de la prensa, radio, televisión y desde hace unos años de Internet, disparando hacia un mismo objetivo, no puede tener otro propósito comprensible que ablandar el objetivo atacado, desorganizarlo, neutralizar la resistencia y crear premisas para obligar al contrario (en este caso el pueblo cubano) a rendirse y aceptar las condiciones que se le imponen.

No es retórica guerrerista, pues se trata de cómo los medios, dominados por los monopolios de la información trasnacional, enfocan su quehacer a propósito del fallecimiento del preso común Orlando Zapata Tamayo, la huelga mediática del sociólogo-contrarrevolucionario Guillermo Fariñas y la semana de manifestaciones de las Damas de Blanco en respaldo al séptimo año de los juicios de la llamada Primavera negra, parodia mediática que desconoce el ardor tropical del Caribe para igualarlo a los sucesos antigubernamentales de la Plaza praguense de Wenceslao.

Para algunas agencias de prensa y televisoras influyentes en los medios iberoamericanos, al igual que para periódicos en español que circulan en la península y el continente, tal pareciese que a partir de finales de febrero dejaron de ser atrayentes el seguimiento noticioso de verdaderas catástrofes humanitarias cuyas secuelas aún continúan.

Entre otras, la calamitosa situación de millones de haitianos sin techo y sin elementales garantías de vida, con el inminente peligro de las lluvias de primavera. La zozobra convertida en pánico de las poblaciones chilenas, peruanas y de otras naciones de la faja sur del continente, sacudidas por violentos terremotos. O las cuantiosas inundaciones que dejan sin hogares, alimentos y medios de trabajo a centenares de miles de habitantes del altiplano boliviano y de su vecino Paraguay.

¿Por qué ahora glorificar a algunos de los grupos llamados disidentes hasta hacerlos aparecer ante la opinión pública como mártires o apóstoles de la más ortodoxa fe cívica obligados a pagar con sus vidas la supuesta rectitud de sus conciencias?

¿Qué intereses se esconden y qué fines se persiguen con esa reiterada cobertura a los agentes mercenarios hasta dar la impresión mediática de que Cuba se encuentra viviendo en guerra civil, enfrentados unos cubanos contra otros?

¿A qué responde el uso reiterativo de sustantivos y adjetivos para denominar a los patriotas y a los agentes del imperio, hasta el extremo de asociar a unos con la exacerbación fanática considerándolos “turbas”, “partidarios del castrismo” que apelan a la violencia y a otros de “opositores”, “manifestantes pacíficos”, etcétera, reprimidos por ejercer el derecho a la opinión?

Para los de más edad en Cuba, es imposible no rememorar tensos momentos de la lucha revolucionaria desde los primeros días de 1959, cuando primero se agitaron consignas anticomunistas para dividir a la población y debilitar su confianza en los nuevos líderes y protagonistas de la historia, alentando la salida masiva del país de elementos con poca conciencia y la deserción y traición masivas para entorpecer las perspectivas que se abrieron con el derrocamiento de la dictadura.

El pueblo, orientado por Fidel y las organizaciones revolucionarias que se fueron creando, enfrentó la mentira y derrotó el divisionismo.

Armada con ideas y con fusiles, artillería, tanques y mucha inteligencia la población revolucionaria se convirtió en ejército de obreros, campesinos y estudiantes que ocupó los sistemas montañosos del país para cercar, perseguir y aniquilar a las numerosas bandas contrarrevolucionarias dirigidas desde territorio de Estados Unidos y apertrechadas por mar y tierra desde ese país.

Derrotó la invasión mercenaria de Girón que pretendía implantar un gobierno formado en territorio extranjero para sustituir a la Revolución de los humildes y para los humildes.

Enfrentó las campañas mediáticas para estimular los desórdenes internos y éxodos masivos de las décadas del 60, 70, 80 y 90 del siglo pasado

A la fuerza de la Revolución no le faltó la inteligencia, ni la determinación de defender la justicia con argumentos y con el pueblo, razones primeras para sustentar un proyecto social que ha transformado el país y trascendido las fronteras de la nación, a pesar de las insatisfacciones y perfecciones pendientes.

Antes y ahora no se trata de un enfrentamiento entre turbas y opositores, sino de la respuesta del pueblo que no está dispuesto a entregar sus banderas ni a tambalear ante las campañas mediáticas

En estos tiempos, con más organización y conciencia derivada de su conocimiento y cultura.

Acobardarse ante la propaganda enemiga, enseñó Fidel, es como retroceder en el momento crucial de la guerra.

Y esta es una guerra de ideas, no le quepan dudas…