El Heraldo Mambí

Criterios, Análisis y Respuestas sobre temas de Actualidad

Mes: marzo, 2010

OBAMA VA COGIENDO EL RITMO

OBAMA VA COGIENDO EL RITMO
Por: Dr. Néstor García Iturbe
26 de marzo del 2010.

La figura de Obama, que en un momento resultó esperanzadora para los que pensaban que en Estados Unidos podía realizarse un “CAMBIO”, como este había prometido, se está deteriorando como un castillo de arena batido por olas que cada vez son más fuertes.

Recientes estadísticas han demostrado que la situación social y económica de los negros y los latinos residentes en Estados Unidos ha empeorado en relación con la que ya sufrían antes de que Obama fuera elegido presidente.
Hace pocos días, más de 80,000 manifestantes, entre los que predominaban negros y latinos, realizaron una marcha en Washington, la capital del país, en la que expresaron su descontento con la actual administración.

Muchos de los carteles pedían lo que Obama les había prometido y todavía no ha cumplido, otros le recordaban que gracias a ellos ahora ocupaba la presidencia, también había carteles que recordaba se acercaban las próximas elecciones y necesitaba lo apoyaran.

La nueva Ley de Cuidados Médicos, que aún continúa teniendo dificultades para ser aprobada, a pesar de la aprobación en la Cámara de Representantes, ha sido impugnada por algunos estados que no cuentan con presupuesto suficiente para cumplirla con la amplitud que la misma establece y plantean que tendrán que aumentar los impuestos para poder hacerla efectiva.

Algunas de las cláusulas de ley establecen la posibilidad de que las Compañías de Seguro puedan negarse a emitir la póliza correspondiente, o al menos demorar esta mientras deciden si aseguran o no. Cerca de 23 millones de personas continuarán sin poder asegurarse durante un término de nueva años a partir de la aprobación de la ley.

La ley establece la obligatoriedad de comprar una póliza de seguro para estos menesteres, a lo que una familia promedio deberá destinar cerca del 10 por ciento de sus ingresos para solamente tener cubierto el 70 por ciento de los gastos de salud.

Algunas familias de bajos ingresos han planteado que las pólizas son extremadamente caras y no podrán suscribir las mismas, lo que los dejará casi totalmente desamparados. En resumen, los grandes beneficiaros de la nueva ley, si en definitiva se aprueba, no serán los ciudadanos estadounidenses sino las Compañías de Seguro.

En política exterior tampoco se percibe el “CAMBIO”, o más bien pudiera decirse que de existir alguno ha sido para llevar las posiciones hacia la derecha, para incrementar el hegemonismo, la prepotencia y el ingerencismo.

Las guerras en el medio oriente continúan y puede decirse que las mismas han incrementado sus acciones, el personal de Estados Unidos que participa en ellas y los muertos que están originando, sobre todo porque además de Irak y Afganistán, la administración Obama incrementó sustancialmente la injerencia estadounidense en Pakistán.

La utilización de los aviones teledirigidos contra el pueblo Pakistaní ha causado miles de muertos, que no son de Bush, que son de Obama.

En época de Bush no se dio un golpe de estado como el que sufrió Honduras. No fue precisamente Bush el que incrementó las bases militares estadounidenses en América Latina y fortaleció la flota destinada a la región. Los planes agresivos de la administración Bush contra Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua han continuado durante la administración Obama y puede decirse que se han incrementado en número y contenido de las acciones.

En cuanto a Cuba, la administración Obama selló su pacto con el exilio cubano cuando planteó que este sería el mejor embajador para llevar a Cuba las ideas de la libertad y la libre empresa.

El discurso de Obama en cuanto a las posiciones que debe adoptar Cuba sobre lo que Estados Unidos considera “presos políticos”, “derechos humanos”, “sociedad civil” y “elecciones libres” no difiere en lo más mínimo con lo que Bush planteaba.

La más reciente diatriba del Premio Nobel de la Paz en relación con Cuba la lanzó el 24 de marzo en Los Ángeles, California.

Allí mencionó “la trágica muerte de Orlando Zapata Tamayo”, que no hubiera muerto si el propio Obama le hubiera pedido que no continuara con su propósito. Lo que él llama “represión contra Las Damas de Blanco” cuando lo que han hecho las autoridades es protegerlas, para que el pueblo enardecido por la conducta de estas no las agreda.

Si Obama quiere ver escenas de verdadera represión puede observar algunos videos que reflejan la forma en que las autoridades estadounidenses y de otros países que él considera sus aliados han actuado contra manifestantes. También pudiera ver otros recientes en que se muestra el trato que la policía de distintas ciudades de Estados Unidos ha dispensado a negros y latinos que reclamaban sus derechos.

¡ESO SI ES REPRESIÓN¡

Obama dice en sus declaraciones que “une su voz con los cubanos y con el creciente coro que alrededor del mundo clama por el fin de la represión”. Si ese es verdaderamente su propósito, tiene una magnífica oportunidad de comenzar por su propia casa, dando el ejemplo, eliminando la represión en Estados Unidos contra negros, latinos, mujeres y todo aquel que reclama sus derechos o protesta por las acciones del gobierno estadounidense contrarias a los derechos humanos, la constitución y las leyes. No siga propugnando el famoso dicho de “Haz lo que yo digo y no lo que yo hago”.

El propio Obama plantea sus esfuerzos para “establecer contacto con el pueblo cubano” y dar una señal de su deseo de establecer una nueva era “entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba”.

Aquí podemos decirle que va en dirección equivocada. Primero debe contactar al gobierno de Cuba, resolver los problemas existentes entre ambos, en un ambiente de respeto mutuo y posteriormente entrar en contacto con el pueblo.

Al hacerlo de esta forma, nadie puede pensar que está tratando de intervenir en los asuntos internos de Cuba, para que no digan que tiene una actitud ingerencista como la han tenido otras administraciones. Este es un consejo sano, lleno de buenas intenciones, que pudiera permitirle marcar una nueva era en las relaciones entre ambas naciones.

El otro pronunciamiento tiene sabor a hegemonismo además de ser contradictorio.

Plantea que “apoya el simple deseo del pueblo de Cuba de determinar libremente su futuro y disfrutar los derechos y libertades que ofrece el sistema Americano”.

La contradicción reside en que plantea apoyar la libre determinación del pueblo de Cuba “para disfrutar los derechos y libertades que ofrece el sistema Americano”. ¿Y si esa libre determinación fuera para disfrutar del Socialismo? ¿Obama continuaría apoyando la libre determinación del pueblo cubano, o nos mandaría los Marines? El planteamiento del Premio Nobel de la Paz es inconsistente.

El sabor hegemónico reside precisamente en señalar que sea “el sistema Americano”. Tiene que ser su sistema, la doctrina del Destino Manifiesto vuelve a imperar. ¿DONDE ESTÁ EL CAMBIO?

Lo que se evidencia es que Obama está cogiendo el ritmo. Todavía no lo dejan dirigir la orquesta, pero está demostrando que tiene aptitudes y se está esforzando por cumplir sus deberes como presidente de Estados Unidos, defendiendo la ingerencia, la hegemonía, la prepotencia imperial y los intereses de la clase dominante estadounidense.

EL ENIGMATICO RENAN

Revista Libre Pensamiento
jueves 20 de agosto de 2009
¡ Camarada Renán Montero ! ¡ PRESENTE !

“En silencio ha tenido que ser”

Renán Montero Corrales, “Moleón” como era para todos los compañeros, de su verdadero nombre Andrés Barahona López, nació en Cuba a inicio de los años 1930. Miembro del Departamento America del Partido Comunista de Cuba y de los servicios de inteligencia del MININT, trasciende en su actuar revolucionario de internacionalista a lo largo de la segunda mitad del siglo veinte en apoyo a los movimientos de liberación nacional en toda América Latina.

Sus aportes erán tantos y tales que marcaron el destino histórico de las luchas de los pueblos del continente en contra de las dictaduras apoyadas por el imperio y sus agencias de seguridad. Por razones obvias, es entendible lo resumido que se podría hacer de la vida de un compañero y amigo como Renán, que buen servicio se haría a los enemigos hasta hoy que solo el nombre les recuerda el que para ellos fuera un verdadero fantasma buscado en todos los rincones de América, cuando sencillamente Renán era solamente un hombre de carne y hueso moviéndose en esos mismos rincones y hasta dentro de las mismas entrañas de estas agencias, rozando y desorientando los planes diabólicos de la CIA y las policias fascistas de entonces.

En Nicaragua, su accion solidaria empieza en su participación al grupo armado del Chaparral en 1959, para integrarse a los primeros pasos organizativos del FSLN en 1960-61. En 1963-64 se mueve a Argentina donde apoya el “Ejercito Guerillero de los Pobres” en Salta. Hasta 1967 acompaña al Comandante Ernesto Che Guevara en los preparativos de la guerilla en Bolivia, donde a la vez se encarga de enlace. Ya a inicio de los años setenta, desde Costa Rica apoya en la estructura organizativa del FSLN y sus incursiones en Nicaragua para finalmente pasarse a integrar las brigadas internacionalistas en el Frente Sur de la guerilla sandinista como jefe de las operaciones de inteligencia hasta culminar la ofensiva final en contra de la dictadura.

Al triunfo de la revolución en 1979, el Coronel Renán Montero es Nicaragüense y junto al Comandante de la Revolución Tomás Borge y el entonces Comandante de Brigada Lenín Cerna funden lo que será la Dirección de la Seguridad del Estado -DGSE- y una de sus ramas la mas operativa, principlamente en el apoyo al movimiento revolucionario en América Latina y resto del mundo, lo que sería la Dirección Quinta. Es en esta última instancia que “el viejo” (siempre Renán) junto a muchos-as compañeros-as nicaragüenses e internacionalistas se desempeñen en el secreto absoluto durante los años ochenta para llevar clandestinamente planes de envergadura que la memoria colectiva de los pueblos de América sigue marcando como rumbo histórico necesario del momento. Fue nombrado Comandante Guerillero y después Comandante de Brigada por el ministro del interior en ese entonces, el Comandante de la Revolución Tomas Borge.

Si tomamos la referencia de lo que dicen los medios especializados del enemigo en ese entonces, inclusos lo de hoy, diriamos lo glorioso que se menciona del diseño y preparación de los planes de las misiones como el ajusticiamiento del dictador Somoza en Asunción, Paraguay, el apoyo (los cayucos) a la guerilla del FMLN en El Salvador, La URNG (mexicanas) en Guatemala, el apoyo a tantas otras misiones y operaciones a lo largo y ancho del continente. Pero sobre todo y eso si ciertamente, el quehacer inmediato de estos años de la guerra impuesta por el imperialismo yanqui que era de frenar y frustrar los planes de intervención y desestabilización de la CIA y de los grupos contrarrevolucionarios que se fomentaban desde Washington en contra de Nicaragua y de la Revolución Popular Sandinista.

Al inicio de los años noventa, el Coronel y Comandante de Brigada Renán Montero regresa a Cuba sin nunca perder sus lazos con Nicaragua y los sandinistas, siempre atento a los desarrollos de la actualidad en nuestro país y del sandinismo, sobre todo en los momentos más difíciles. Retoma su vida en la tierra que lo vio nacer, la Cuba revolucionaria, cerca de sus familiares, amigos y compañeros de siempre.

El compañero Renán falleció el Viernes pasado, 24 de Julio en La Habana Cuba y su entierro se cumplió el día Domingo 26. Una generación de compañeros-as y combatientes formados por él mismo y sobrevivientes de todos los acontecimientos históricos le dio los honores en un homenaje el mismo día Domingo en algún sitio de Managua Nicaragua. El día de hoy, en la Universidad de Ingeniería, se hizo un acto masivo de los veteranos y ex. miembros de las ex. Dirección Quinta y la gloriosa DGSE, en compañía de los dirigentes sandinistas Tomas Borge, Lenin Cerna y otros compañeros con la participación del General Fabián Escalante, un hijo de Renán y demás compañeros de Cuba. La voz de todos y todas los-as presentes se unieron a la gesta ejemplar del compañero Renán, de lo que Fidel mencionó en dos oportunidades a Tomás como siendo el más alto valor de un revolucionario: la lealtad a los principios. Así era Renán, leal a los principios de la solidaridad y del internacionalismo proletario.

“En silencio ha tenido que ser” – José Martí

RECIPROCIDAD

¡Reciprocidad!
10 March 2010

Por Saul Landau

Miami, 2008

Antonio Veciana describió tres intentos fallidos de asesinato contra Fidel Castro –con la ayuda y ánimo de la CIA. En 1960 Maurice Bishop, conocido como David Atlee Phillips, reclutó a Veciana para operaciones sucias en La Habana. Veciana ha descrito cómo la Agencia, en coordinación con la Iglesia Católica, falsificó una “ley” cubana por la cual el gobierno revolucionario sustituiría la autoridad de los padres. Usando este documento falso, agentes de la CIA circularon la historia por toda Cuba, e incluyeron una oferta de la Iglesia Católica para enviar a los hijos de la clase propietaria, entre 8 y 19 años, a Estados Unidos. Una vez en la tierra de la libertad y libres del estado que quería adoctrinarlos, los niños y sus padres podrían contar con la ayuda del gobierno norteamericano para garantizar el bienestar de los niños cuando las familias fueran reunidas –presumiblemente después del derrocamiento del gobierno de Fidel. En 1960, la mayoría de los cubanos que huían a Miami o prensaban en marcharse, creían que la Infantería de Marina de EE.UU. pronto limpiaría la isla de “comunistas”.

Monseñor Bryan Walsh dirigió el papel de la Iglesia en la Operación Pedro Pan. Más de 14 000 niños fueron sacados de contrabando desde Cuba entre 1960 y 1962. A algunos les fue bien bajo la protección de familias adoptivas: otros fueron menos afortunados. Pero los supervisores de Veciana en la CIA dieron un paso más allá de la “guerra psicológica” –como el robo de niños. Veciana me dijo que el 13 de abril de 1961 sus agentes dieron fuego a El Encanto, el Macy’s de La Habana. También me describió tres de sus atentados para matar a Castro. El primero, en el Palacio Presidencial en octubre de 1961, fracasó cuando el individuo que había jurado disparar una bazuca contra Fidel Castro se acobardó.

Diez años más tarde, Bishop-Phillips informo a Veciana acerca de un viaje de Fidel a Chile –y le guiñó un ojo. (Veciana hizo esta declaración ante el Senado, http://cuban-exile.com/doc_326-350/doc0329.html) Reclutó a dos aspirantes a asesinos y gracias a sus buenas relaciones con la CIA y con la inteligencia venezolana, logró entrenarlos en Venezuela como camarógrafos de un medio de prensa. Al llegar a Chile un mes antes que el líder de Cuba, los dos se unieron al cuerpo de la prensa extranjera. El arma para matar a Fidel en su conferencia inicial de prensa, estaba oculto en una cámara. Pero la tardanza de Fidel en llegar a la capital chilena también coincidió con la desaparición del valor de los asesinos.

Desilusionado, pero dispuesto a proseguir, Veciana pasó al Plan B. Bishop-Phillips le dijo que Fidel tenía planeada una escala en Quito, Ecuador, en el vuelo de regreso a Cuba. Veciana contactó a Posada Carriles, que pertenecía a la inteligencia venezolana –y a la CIA. Posada, experto tirador armado de un fusil con mira telescópica que Veciana consiguió, “le metería una a Fidel en la frente” desde una distancia de media milla cuando Fidel descendiera del avión, me contó Veciana, “si hubiera una posibilidad segura de fuga”. Por suerte para Fidel, Posada no consideró que hubiera una ruta garantizada de escape, y declinó la oferta de asesinato realizada por Veciana.

Nueva York, Sábado, 1984

Néstor Garcia, miembro de la Misión de Cuba en la ONU en Nueva York, recibió un cable perturbador desde La Habana. Llamó a Robert Muller, jefe de seguridad de la Misión norteamericana en la ONU. “Necesito hablar contigo de inmediato”.

Muller le dijo a García que su hijo, “un zurdo que prometía”, iba a lanzar esa mañana en un juego de la Pequeña Liga. “Seguramente puedes esperar”.

“No, no puedo esperar”, respondió García. El exasperado Muller se reunió con García en una taberna irlandesa en Manhattan. “Espero que sea importante, Néstor”.

Garcia le leyó el cable de La Habana que contaba en detalle un plan de intento de asesinato contra el presidente Ronald Reagan en un plazo de tres días, mientras Reagan hacía su campaña de reelección en Carolina del Norte, incluyendo los nombres de los posibles asesinos y otros detalles clave.

A las pocas horas, investigadores del Servicio Secreto confirmaron la información con García en el apartamento de este en Nueva York. Poco después García leyó una noticia de un periódico de Carolina del Norte anunciando el arresto de varios hombres bajo acusaciones vagas. Muller informo a García del agradecimiento de la Casa Blanca. (Néstor Garcia, Diplomacia Sin Sombra, Editorial de Ciencias Sociales, 2007)

Sin embargo, el FBI no arrestó a los que planeaban asesinatos contra Castro. Es más, en octubre de 1976, Luis Posada, el que se acobardó cuando el plan de Ecuador, contrató a otras dos personas para que pusieran en un avión cubano de pasajeros una bomba que estallara al despegar este de Barbados. Setenta y tres pasajeros y tripulantes murieron.

En la década de 1990, Posada contrató a otros lacayos para que pusiera bombas en sitios turísticos, Una de ellas mató a un turista. En 1999 la policía panameña lo arrestó junto a otros tres asesinos. Tenían explosivos en su auto alquilado que iban a usar para matar a Castro cuando él hablara en una universidad panameña- En 2004, los complotados fueron amnistiados por la saliente presidenta Moscoso y ahora viven en Estados Unidos.

Cuba permanece en la lista de países terroristas del Departamento de Estado. Washington no ha reclamado que La Habana haya realizado atentados contra presidentes de EE.UU.; por el contrario, Cuba ayudó a salvar a Reagan de un posible atentado. La CIA, dice Cuba, ha apoyado unos 600 intentos demostrados contra Castro. ¿Debe Cuba poner a Washington en su lista de terroristas? ¿O debe la Secretaria Clinton reconocer que Cuba no debe estar en esa lista? ¡Viva la Reciprocidad!

Saul Landau es miembro del Instituto para Estudios de Política. Sus filmes están disponibles por medio de roundworldproductions@gmail.com

ARRECIAN LAS HOSTILIDDES CONTRA CUBA

ARRECIAN LAS HOSTILIDADES CONTRA CUBA
Posiciones y declaraciones

Por Lohania Aruca Alonso
La mayor esperanza que tiene el gobierno norteamericano para la destrucción “pacífica” de Cuba socialista en estos momentos, consiste en la división interna, entre los cubanos. Un momento excepcional: la desaparición por causa biológica de la “generación histórica” – la que llevó a cabo la insurrección armada contra el gobierno del dictador Fulgencio Batista y Zaldívar, y unida a esta, la de los entonces jóvenes que se les incorporaron al triunfo del 1º de enero de 1959- es este instante, al parecer, cuando se provocará “inevitablemente” un “vacío político”, para el que posiblemente no habrá sustitutos, adecuadamente reconocidos y preparados, para enfrentar la dirección revolucionaria, y, por eso mismo, se produciría una “marea de arribistas”, que “inevitablemente” chocarían violentamente con los que estuvieran ya establecidos, ocupando cargos en el gobierno del Poder Popular o en la dirección del Partido Comunista de Cuba. Esta quinta columna, abriría el paso a la contrarrevolución para una toma inmediata del poder.
Desde luego, no hay que ser sabios para comprender que los EUA de ningún modo estarían dispuestos a aceptar con pasividad una nueva etapa de socialismo cubano, con nuevos dirigentes. Así que, preventivamente, intentan fomentar, desde hace mucho tiempo, un escenario de controversias internas, evidenciando problemas que no se han resuelto hasta el momento (por diversas causas de orden objetivo o subjetivo), y/o, aumentar la ansiedad por todos los otros que aparezcan –a consecuencia de la crisis capitalista mundial, del cambio climático, de una posible catástrofe natural, por la actividad sísmica o huracanes), o de alguna cosa que afecte directamente a la población y haga todavía más difícil y conflictiva la vida en Cuba-, en todos los casos, habría ganancia neta para los políticos encabezados por Obama.
En apariencias, ellos no se comprometerían ante la opinión mundial como los responsables directos de la situación; aunque, como la gatica de María Ramos, esconderían la mano con la que tirarían “la piedrita mediática” para magnificar el problema, confundir a la misma opinión pública mundial, y finalmente demostrar “lo fallido” de la dirección del Partido Comunista de Cuba, del Estado y gobierno cubanos en “su solución”. Aportarían al caldo de cultivo lo sustancial, para darlo a grandes cucharadas en el momento más oportuno y con objetivos lo más destructivos posible.
Así, también, y desde hace mucho tiempo, se ha venido poniendo un freno, o muchos, a la evolución normal de la situación interna en Cuba; así, las contradicciones no antagónicas, no fundamentales, pero que, a la larga, debido a que son muchas y se acumulan por mucho tiempo, tienden a convertirse cualitativamente en verdaderos antagonismos entre la población y su gobierno. Todo es sutil, maquiavélico, y sin prisas. Cuba NO constituye un problema real, importante y ¡urgente! para la política externa o domestica de los EUA. Al menos, para Obama y la Secretaria de Estado no tiene la magnitud que sí tienen los desafíos que les plantean ciertos países de Suramérica.
Quizás podríamos identificar este comportamiento del gobierno de Obama, como una relación “light!”, ligera o suave hacia Cuba. ¡Mucho cuidado con tal pensamiento!
Una lluvia de acciones destinadas a desestabilizar la situación interna y externa de Cuba, tienen lugar por estos días, que preceden al inicio de la primavera. Provienen en parte del gobierno de los EUA, pero, sobre todo de la Unión Europea, que, cada vez más, suena como el eco de la política exterior estadounidense. Se toman por los cuernos situaciones que existen en la realidad (no se inventan, ni se falsean totalmente ¡solamente se magnifican!), como es el caso del fallecimiento de un preso común, de la raza negra, por motivo de una huelga de hambre. Mientras que, otro “disidente”, de la misma raza, hace una huelga similar en la zona central de la Isla, y reitera su disposición a morir por sus “ideales”, en contra del gobierno de los hermanos Castro.
En este caso se trata de desacreditar la tradición humanista de la Revolución cubana en el tratamiento a los presos, de cualquier índole. El tratamiento al ser humano, profundamente respetuoso de su vida e integridad física y mental -a pesar de ser un enemigo-, ha sido, ante todo, una fortaleza ideológica a lo largo de la historia de nuestras luchas revolucionarias, y nuestra Constitución socialista así lo reconoce y respalda.
Declaraciones contra el racismo, la homofobia, y muchos otros males sociales en Cuba-fomentados y vigentes durante más de tres siglos de coloniaje, los cuales aún no se han logrado erradicar, plena y definitivamente en 51 años de Revolución socialista en el poder-, tratan de ocultar, como las manchitas -a las cuales recientemente se refirió Pablo Milanés, en la entrevista de marzo de los corrientes, publicada por El País, España- al sol, la lucha intensa que ahora mismo se libra por mejorar las condiciones materiales y espirituales de vida de la población cubana (a pesar del ingenioso bloqueo estadounidense), y sosteniendo, a pesar de todas las dificultades y sacrificios que esto implica para el pueblo cubano, la ayuda humanitaria que brindamos a otros países latinoamericanos y caribeños azotados por terribles desastres (Haití, Chile) o, que intentan hacer efectiva su independencia y soberanía política (Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador) -la cual debieron alcanzar plenamente doscientos años atrás…
Que la desunión entre cubanos condujo al Pacto del Zanjón en 1878, es un capítulo de nuestra historia que todavía debemos estudiar con más profundidad, para sacar nuestras propias conclusiones acerca del verdadero peligro que en la actualidad y en todo momento encierra dicha conducta. Lo que jamás debe conducir a limitar el pensamiento y la acción renovadora en nuestra sociedad socialista, justamente para conocer mejor nuestros problemas y hallarles soluciones verdaderamente a la altura de la causa socialista.
Que la desunión nos golpeó, una y otra vez, en la primera etapa republicana neocolonial 1902-1958), en los momentos en que proliferaban los partidos burgueses que favorecían el liberalismo corrupto y el reformismo estéril, ocasionando ello el descrédito total de la política liberal burguesa en Cuba; que la misma desunión fue fomentada, como una estrategia de los gobiernos imperialistas de los EUA y la mafia yanki, para que entonces –aún bajo su “protectorado”-, tampoco alcanzáramos solución alguna para nuestra independencia total, sino que muy por el contrario: ayudó notablemente a agravar los males de la nación y del estado burgués. Mientras que, por una parte se debilitaban los sentimientos de identidad cultural y de pertenencia nacional, por la otra: los mejores y más valientes cubanos y cubanas se refugiaban en los principios y los valores revolucionarios, principalmente en los martianos, para sacrificar hasta sus propias vidas en el altar de la Patria, y de este modo, ofrecernos una nueva oportunidad para ser dignos y libres.
Fueron estos últimos los que nos condujeron hasta la victoria del 1º de enero de 1959. Aquellos, a quienes me referí primero, los burgueses y su clientela de toda índole, se evadieron de la lucha y del sacrificio personal por salir del subdesarrollo y crear un país nuevo, y, por la misma fecha antes mencionada, se fueron para Miami. Desde allí, de muchas maneras, han dado nuevo aliento y respaldo a la causa neo anexionista, con el beneplácito del gobierno estadounidense. Son los antinacionales, que nacieron en Cuba, pero no quisieron ser cubanos, sino “ciudadanos de los Estados Unidos de América”, para lograr con más facilidad su realización personal y disfrutar del “desarrollo” alcanzado por aquel pueblo -sudando la camisa lo menos posible. La actual emigración hacia los EUA, a partir de los años noventas, aspira también a mejorar su situación económica individual y familiar, pero se desvincula así –inevitablemente- del destino de la Patria. ¿Somos “idealistas” los que permanecemos en Cuba?
¿Qué ocurriría en Cuba si fallara el socialismo? ¿Cuál sería el % de población beneficiado, cual el de la perjudicada con el cambio? ¿Cuántos muertos costaría la inevitable resistencia interna a una vuelta atrás y peor, hacia el capitalismo salvaje, a costa de una gran pérdida de la independencia y de la soberanía de nuestra nación? En la práctica, causaría su desaparición en manos del Imperio. ¿Cuándo entraría en acción la base militar de Guantánamo y junto a quiénes estaría? ¿Cuál sería el costo total de la reversibilidad del socialismo en Cuba, para América Latina y el Caribe?
Las respuestas a tales interrogantes son tan elementales, tan previsibles, que las dejo a cargo del propio lector.
No obstante, vale la pena reflexionar acerca de esa posibilidad, de la “reversibilidad del socialismo”, justamente porque ello nos permite abordar el tema contrario: ¿Cuál es el costo y el precio que debemos pagar para la sostenibilidad del socialismo en Cuba? Y, al llegar a este punto, reclamo la mayor responsabilidad, profundidad en la argumentación, y la visibilidad de una conciencia política y patriótica que esté a la altura de nuestra Historia.
No se pueden banalizar los pensamientos de Martí, Maceo, Mella, Rubén Martínez Villena, ni los de Fidel, y de tantos otros revolucionarios; ellos han sido el pilar de nuestra nación, de nuestra identidad, a lo largo del duro bregar por su sobrevivencia, por supuesto incluida entre las naciones independientes y soberanas.
Somos los mayores responsables de nuestro futuro inmediato. Por tanto, fijemos una vez más, y tantas más cuanto sea necesario, nuestras posiciones y declaraciones: éstas deben ser claras, firmes y consecuentes. Deben estar siempre en relación directa con la gravedad del momento histórico en que, de un modo u otro – con una posición bien definida hacia la defensa de la Revolución cubana- sean asumidas éstas con el valor que sea necesario, con el mismo con el que vivimos y participamos a diario en la construcción de nuestra patria socialista. –
La Habana, jueves 18 de marzo de 2010.

ASESINATOS AND COMPANY

ASESINATOS AND COMPANY
Por: Dr. Néstor García Iturbe
16 de marzo del 2010.

Cuando se habla de asesinatos, como una acción llevada a cabo por el gobierno de Estados Unidos, formando parte de su política de terrorismo de estado, normalmente se piensa en la Agencia Central de Inteligencia (CIA), por ser la más notoria en este tipo de acción, sin embargo no puede olvidarse al Departamento de Defensa y en especial la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) que en múltiples ocasiones ha incursionado en este terreno.
En la operación letal sobre la que a continuación daremos detalles, se han visto involucrados algunos personajes que mantienen vínculos de distintos tipos con el Pentágono, aunque en honor a la verdad, también un ex oficial de la CIA participó en la misma.
Los principales actores de la operación son Michael D. Furlong, alto oficial del Pentágono, perteneciente a la administración Obama, que contrató a empresarios privados para detectar militantes islámicos en Afganistán y Pakistán con el propósito de asesinar a los mismos. El otro actor es Robert Young Pelton, escritor y periodista que fue contratado para estos menesteres. Completan el elenco un ex oficial de la CIA, Duane Clarridge, con experiencia en el escándalo Irán- Contra y Eason Jordan, que ha trabajado como ejecutivo en una cadena de televisión…

Michael D. Furlong Robert Young Pelton Duane Clarridge Eason Jordan

La operación de inteligencia se encubrió como si fuera un programa gubernamental de recolección de información desarrollado por interés de los gobiernos de Afganistán y Pakistán. El objetivo del programa era asesinar aquellos militantes islámicos que fueran detectados.
Para estos menesteres, el funcionario del Departamento de Defensa, Michael D. Furlong, contrató personal de empresas privadas cuya procedencia era la CIA o las Fuerzas Especiales. El personal contratado debía obtener información biográfica y de localización sobre aquellos sospechosos de ser militantes y de los lugares donde existieran campos de entrenamiento. Esta información se remitía a las unidades militares y de inteligencia que eran las encargadas de cometer los asesinatos.

En ningún caso estas acciones estaban encaminadas a disminuir el número de las que la CIA estuviera realizando o a sustituir las incursiones que los aviones teledirigidos tipo Pedrator estuvieran efectuando. Era una actividad adicional para tratar de eliminar la mayor cantidad posible de “enemigos”.

Sorprendentemente, se plantea que no se conoce quien autorizó y supervisó este tipo de operación. Algunos se aventuran a decir que fue una iniciativa de Furlong, la cual desconocían ! ! ! ! !, pues generalmente se considera ilegal que el Departamento de Defensa contrate personal civil para actuar en actividades de espionaje. Para montar esta operación Furlong tuvo que utilizar indebidamente fondos destinados a otras labores de espionaje.

Furlong es un oficial retirado del Ejército de Estados Unidos que en aquellos momentos estaba contratado como empleado del Departamento de Defensa y radicaba en la Base Aérea Lackland, San Antonio, Texas. La Coronela Kathleen Cook, vocera del Comando Aéreo Estratégico, encargada de supervisar el trabajo de Furlong, no quiso hacer declaraciones sobre esta situación.

Uno de los involucrados en la operación, el autor Robert Young Pelton, expresó que había sido contratado para obtener información sobre Afganistán, de forma tal que las fuerzas de ocupación pudieran conocer mejor la situación operativa en la que actuaban y que esa información se había utilizado impropiamente, para asesinar personas.

Otro de los involucrados, Eason Jordan, que fuera ejecutivo del servicio de noticias de una emisora estadounidense de televisión, fue el encargado de organizar una página Web denominada AFPAX, mediante la cual obtenía información sobre personas y situaciones de las distintas regiones. Esta información fue utilizada en varias oportunidades para realizar operaciones letales contra supuestos “terroristas”. Pelton planteó que algunas imágenes tomadas por él , que fueron colocadas en dicha página Web, fueron utilizadas para atacar la población del sur de Waziristan, en Paquistán.

La propuesta sobre el establecimiento de la página Web la presentó Jordan personalmente al General David D. Mc Kierman, principal Jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán. En dicha actividad estaba presente Furlong. El general estuvo de acuerdo con la propuesta y Furlong planteó que él podía suministrar el financiamiento, por lo que en ese mismo momento Jordan recibió la orden de comenzar a trabajar. No sería una gran sorpresa si ahora el General Kierman plantea que no conocía del asunto.

Entre las empresas contratadas por Furlong se encuentra la International Media Ventures que se dedica al establecimiento de “comunicaciones estratégicas”, la cual es propiedad de un ex miembro de las Fuerzas Especiales. Otra de ellas es la American International Security Corporation, cuya casa matriz está en Boston y su propietario es Mike Taylor quien fuera miembro de los Boinas Verdes. Esta empresa para cumplimentar los contratos establecidos con Furlong empleó al ex oficial de la CIA Duane (Dewey) Clarridge por considerar que el mismo tenía la experiencia requerida para las actividades a desarrollar.

Según se conoció, este programa se inició a mediados del 2008, momento en que se situó a Furlong al frente del mismo. Para las operaciones se asignaron 22 millones de dólares de lo que una buena parte fue a parar a la International Media Ventures.

En Junio del 2009 el Almirante Smith, Director de Comunicaciones Estratégicas en Afganistán, planteó su oposición a continuar financiando AFPAX. En aquellos momentos quedaban cerca de 15 millones de dólares pendientes de utilizar, por lo que Furlong propuso utilizar el dinero en otras actividades relacionadas con la operación. En estos momentos el Almirante Smith dice no tener la más mínima idea de donde fue a parar dicho dinero.

De todo esto se desprende que los Jefes de distintas unidades del Pentágono que estuvieron relacionadas con estas operaciones, o tenían la obligación de supervisar lo que Furlong estaba haciendo, desconocen totalmente lo que estaba sucediendo.
En cuanto al dinero, al parecer solamente 7 millones están justificados del total de 22 que era lo presupuestado, sobre el resto, nadie sabe nada.
Esto quiere decir, pensando lo más positivamente posible, que un funcionario de una de las agencias del gobierno estadounidense puede organizar una operación para asesinar personas, que se ejecuten un número de estas, recibir presupuesto para ello, gastar una parte de el mismo, desaparecer lo que queda y nadie se percate de lo que está sucediendo.

Por favor, hagan otro tipo de historia, pues esta es bastante difícil de aceptar.
ASESINATOS AND COMPANY
Por: Dr. Néstor García Iturbe
16 de marzo del 2010.

Cuando se habla de asesinatos, como una acción llevada a cabo por el gobierno de Estados Unidos, formando parte de su política de terrorismo de estado, normalmente se piensa en la Agencia Central de Inteligencia (CIA), por ser la más notoria en este tipo de acción, sin embargo no puede olvidarse al Departamento de Defensa y en especial la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) que en múltiples ocasiones ha incursionado en este terreno.
En la operación letal sobre la que a continuación daremos detalles, se han visto involucrados algunos personajes que mantienen vínculos de distintos tipos con el Pentágono, aunque en honor a la verdad, también un ex oficial de la CIA participó en la misma.
Los principales actores de la operación son Michael D. Furlong, alto oficial del Pentágono, perteneciente a la administración Obama, que contrató a empresarios privados para detectar militantes islámicos en Afganistán y Pakistán con el propósito de asesinar a los mismos. El otro actor es Robert Young Pelton, escritor y periodista que fue contratado para estos menesteres. Completan el elenco un ex oficial de la CIA, Duane Clarridge, con experiencia en el escándalo Irán- Contra y Eason Jordan, que ha trabajado como ejecutivo en una cadena de televisión…

Michael D. Furlong Robert Young Pelton Duane Clarridge Eason Jordan

La operación de inteligencia se encubrió como si fuera un programa gubernamental de recolección de información desarrollado por interés de los gobiernos de Afganistán y Pakistán. El objetivo del programa era asesinar aquellos militantes islámicos que fueran detectados.
Para estos menesteres, el funcionario del Departamento de Defensa, Michael D. Furlong, contrató personal de empresas privadas cuya procedencia era la CIA o las Fuerzas Especiales. El personal contratado debía obtener información biográfica y de localización sobre aquellos sospechosos de ser militantes y de los lugares donde existieran campos de entrenamiento. Esta información se remitía a las unidades militares y de inteligencia que eran las encargadas de cometer los asesinatos.

En ningún caso estas acciones estaban encaminadas a disminuir el número de las que la CIA estuviera realizando o a sustituir las incursiones que los aviones teledirigidos tipo Pedrator estuvieran efectuando. Era una actividad adicional para tratar de eliminar la mayor cantidad posible de “enemigos”.

Sorprendentemente, se plantea que no se conoce quien autorizó y supervisó este tipo de operación. Algunos se aventuran a decir que fue una iniciativa de Furlong, la cual desconocían ! ! ! ! !, pues generalmente se considera ilegal que el Departamento de Defensa contrate personal civil para actuar en actividades de espionaje. Para montar esta operación Furlong tuvo que utilizar indebidamente fondos destinados a otras labores de espionaje.

Furlong es un oficial retirado del Ejército de Estados Unidos que en aquellos momentos estaba contratado como empleado del Departamento de Defensa y radicaba en la Base Aérea Lackland, San Antonio, Texas. La Coronela Kathleen Cook, vocera del Comando Aéreo Estratégico, encargada de supervisar el trabajo de Furlong, no quiso hacer declaraciones sobre esta situación.

Uno de los involucrados en la operación, el autor Robert Young Pelton, expresó que había sido contratado para obtener información sobre Afganistán, de forma tal que las fuerzas de ocupación pudieran conocer mejor la situación operativa en la que actuaban y que esa información se había utilizado impropiamente, para asesinar personas.

Otro de los involucrados, Eason Jordan, que fuera ejecutivo del servicio de noticias de una emisora estadounidense de televisión, fue el encargado de organizar una página Web denominada AFPAX, mediante la cual obtenía información sobre personas y situaciones de las distintas regiones. Esta información fue utilizada en varias oportunidades para realizar operaciones letales contra supuestos “terroristas”. Pelton planteó que algunas imágenes tomadas por él , que fueron colocadas en dicha página Web, fueron utilizadas para atacar la población del sur de Waziristan, en Paquistán.

La propuesta sobre el establecimiento de la página Web la presentó Jordan personalmente al General David D. Mc Kierman, principal Jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán. En dicha actividad estaba presente Furlong. El general estuvo de acuerdo con la propuesta y Furlong planteó que él podía suministrar el financiamiento, por lo que en ese mismo momento Jordan recibió la orden de comenzar a trabajar. No sería una gran sorpresa si ahora el General Kierman plantea que no conocía del asunto.

Entre las empresas contratadas por Furlong se encuentra la International Media Ventures que se dedica al establecimiento de “comunicaciones estratégicas”, la cual es propiedad de un ex miembro de las Fuerzas Especiales. Otra de ellas es la American International Security Corporation, cuya casa matriz está en Boston y su propietario es Mike Taylor quien fuera miembro de los Boinas Verdes. Esta empresa para cumplimentar los contratos establecidos con Furlong empleó al ex oficial de la CIA Duane (Dewey) Clarridge por considerar que el mismo tenía la experiencia requerida para las actividades a desarrollar.

Según se conoció, este programa se inició a mediados del 2008, momento en que se situó a Furlong al frente del mismo. Para las operaciones se asignaron 22 millones de dólares de lo que una buena parte fue a parar a la International Media Ventures.

En Junio del 2009 el Almirante Smith, Director de Comunicaciones Estratégicas en Afganistán, planteó su oposición a continuar financiando AFPAX. En aquellos momentos quedaban cerca de 15 millones de dólares pendientes de utilizar, por lo que Furlong propuso utilizar el dinero en otras actividades relacionadas con la operación. En estos momentos el Almirante Smith dice no tener la más mínima idea de donde fue a parar dicho dinero.

De todo esto se desprende que los Jefes de distintas unidades del Pentágono que estuvieron relacionadas con estas operaciones, o tenían la obligación de supervisar lo que Furlong estaba haciendo, desconocen totalmente lo que estaba sucediendo.
En cuanto al dinero, al parecer solamente 7 millones están justificados del total de 22 que era lo presupuestado, sobre el resto, nadie sabe nada.
Esto quiere decir, pensando lo más positivamente posible, que un funcionario de una de las agencias del gobierno estadounidense puede organizar una operación para asesinar personas, que se ejecuten un número de estas, recibir presupuesto para ello, gastar una parte de el mismo, desaparecer lo que queda y nadie se percate de lo que está sucediendo.

Por favor, hagan otro tipo de historia, pues esta es bastante difícil de aceptar.